Alfonso Cabeza de Vaca (Marques de Portago)

Alfonso Antonio Vicente Eduardo Angel Blas Francisco de Borja Cabeza de Vaca y Leighton, XVII Marqués de Portago, más conocido por su título de marqués de Portago o simplemente como ‘Fon’ de Portago (nacido el 11 de octubre de 1928 en Londres – fallecido el 12 de mayo de 1957 en Guidizzolo Italia, disputando la Mille Miglia).
Sin ninguna necesidad de trabajar, el joven Alfonso encontró en el deporte y el enfrentamiento al riesgo un sentido a su vida. Practicaba entre otros el tenis, el golf, el polo, y el bobsleigh, deporte en el que participó en los Juegos Olímpicos de Cortina d’Ampezzo 1956, junto a su primo Vicente Sartorius y además también practicó la aviación. Pilotó clandestinamente una avioneta, sobrevoló el Támesis y pasó bajo el puente de Londres. Así ganó 500 dólares que había apostado. Asimismo, sentía pasión por las carreras de caballos. En tres temporadas se llevó más de cien victorias, erigiéndose como el mejor jockey amateur.
Fue uno de sus amigos americanos, Edmund Nelson, quien le introdujo en el mundo del automóvil puesto que, en 1953, intentaba organizar carreras de midgets en Francia. Después de esta experiencia, Portago conoció a Luigi Chinetti, importador de Ferrari en USA, con ocasión del salón de Nueva York, que le propuso competir con el en la Carrera Panamericana a lo que él aceptó.
Con un Ferrari Sport 3 litros se inscribe en enero de 1954 en los 1000 km de Buenos Aires. Portago se dio cuenta entonces que no sabía conducir ese tipo de coches ya que su compañero Harry Shell conduciría la mayor parte del tiempo y acabaron segundos. Aceptando sus propios límites vendió el Ferrari y compró un Maserati 2 litros, con el que aprende los rudimentos del pilotaje. Progresa rápidamente, se lleva sus primeras victorias en el GP de Metz y después en la Nassau Speed Week, sobre un nuevo Ferrari.
Entre estas dos victorias, tiene su primer accidente en Nürburgring, su Osca vuelca y en 1955, se rompe una pierna en Silverstone, al volante de un Ferrari de Fórmula 1. Lejos de desmoralizarse sus accidentes no hacen más que incrementar su motivación.
Pero al solicitar un volante oficial en Ferrari, el Commendatore (Enzo Ferrari) le envía como respuesta una foto de su accidente en Nürburgring, pero en 1956 invita a Portago a unirse a Fangio, Peter Collins, Eugenio Castellotti y Luigi Musso en el seno del equipo oficial. Es así como debutará en los GP acabando segundo en Gran Bretaña junto a Collins. Pero es sobre todo en las carreras de Sport en las que acumula plazas de honor, su temporada estuvo coronada por un segundo puesto en Caracas a la rueda de Fangio y una victoria en el Tour Auto delante de Stirling Moss Continuar leyendo